PRODUCCIÓN AGRARIA

PRODUCCIÓN VEGETAL

La Agricultura Ecológica, denominada también biológica, es un sistema de producción y elaboración que tiene como objetivo la obtención de alimentos de óptima calidad, libres de residuos, minimizando el impacto humano en el medio ambiente. Utiliza los recursos naturales de manera óptima, contribuyendo a preservar la biodiversidad vegetal y animal, y que apuesta por impulsar el desarrollo local sostenible de la zona. Esto supone utilizar la naturaleza sin romper su ciclo biológico, extraer de la tierra lo que la tierra es capaz de dar sin sobre explotarla con el uso de sustancias contaminantes.

La norma regula la producción de productos agrarios vivos, o no transformados (vegetales, animales, animales de la acuicultura y algas), productos agrarios transformados destinados a ser utilizados para la alimentación humana, piensos, material de reproducción vegetativa y semillas, así como las levaduras.

PRODUCCIÓN GANADERA

La Ganadería Ecológica es un sistema de producción ganadera, ligado al suelo, que tiene como objetivos la salud del consumidor, el bienestar de los animales y la protección del medio ambiente.

Los tres principios principales son:

  • Conservación del medio y del entorno natural, manteniendo el medio físico y la atmósfera sin contaminación, y la fertilidad natural del suelo y la biodiversidad; tomando como base el aprovechamiento racional de recursos por animales autóctonos y con una carga ganadera adecuada para evitar cualquier tipo de impacto negativo sobre el medio ambiente.
  • Máximo respeto hacia el bienestar y la protección de los animales, facilitándoles todas las condiciones que le son necesarias para un desarrollo vital adecuado y evitándoles cualquier tipo de daños, y molestias innecesarias a lo largo de toda su vida (manejo, transporte e insensibilización previa al sacrificio).
  • Evitar el empleo sistemático de sustancias químicas de síntesis en todo el proceso productivo, tanto en medicamentos de los animales como en forma de fertilizantes o aditivos a la hora de obtener o preparar los alimentos que han de consumir el ganado con el fin de poder garantizar de forma fehaciente la ausencia de sustancias residuales en los productos obtenidos de los animales que puedan suponer algún riesgo para la salud del consumidor.

PRODUCCIÓN APÍCOLA

La apicultura es una actividad importante que contribuye a la protección del medio ambiente y a la producción agroforestal mediante la acción polinizadora de las abejas.

Los principios fundamentales de la APICULTURA ECOLÓGICA están estrechamente vinculados al tratamiento de las colmenas al mismo tiempo que la calidad del medio ambiente. También se tienen en cuenta las condiciones de extracción, elaboración y almacenamiento de los productos apícolas.

Estos principios fundamentales se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Selección de las razas de las abejas. Se tiene muy en cuenta su capacidad de adaptación y resistencia.
  • Ubicación de los colmenares. Es importante tener las fuentes de néctar natural cerca, además de mantener un distancia suficiente de las zonas de producción no ecológica.
  • Alimentación de las abejas. Se guardarán reservas de miel para pasar el invierno, pero ha de ser miel ecológica, preferentemente de la misma unidad ecológica.
  • Métodos de gestión zootécnica e identificación de los colmenares. Trato adecuado de las abejas y registro de la ubicación de las colmenas.
  • Características de las colmenas y materiales con los que se fabrican. Uso fundamental de productos naturales.

PRODUCCIÓN ACUÍCOLA

La ACUICULTURA ECOLÓGICA tiene como principio la explotación sostenible de la pesca y es un sector de producción ecológica relativamente nuevo si se compara con el de la agricultura ecológica, que cuenta con una dilatada experiencia.

Habida cuenta del creciente interés de los consumidores por los productos de la acuicultura ecológica, es probable que continúe creciendo la proporción de conversiones de unidades de producción acuícola a la producción ecológica.

Dispone de una estricta normativa, recogida en el Reglamento (CE) 834/2007 del Consejo, desarrollado en el Reglamento (CE) 889/2008 de la Comisión.

La ACUICULTURA ECOLÓGICA se basa en:

  • Ausencia de deterioro del medio en el que se ubican las explotaciones.
  • Utilización de agua sin contaminantes.
  • Preferencia por el policultivo.
  • Ausencia de OMG: ni en insumos, ni en los propios organismos cultivados.
  • Baja densidad de cultivo.
  • Mantenimiento del comportamiento típico de las especies.
  • Sanidad animal basada en medidas de prevención más que en medicación.
  • Uso del oxígeno para mejora del bienestar animal.
  • Densidad de cultivo controlada.
  • Alimentación basada en pienso de fuentes sostenibles, sin productos químicos de síntesis.
  • Bienestar animal.
  • Producir un alimento de calidad, con todas las garantías sanitarias.

PRODUCCIÓN DE MATERIAL VIVERISTA

Los sistemas de producción vegetal ecológica necesitan un material de reproducción vegetal que sea capaz de adaptarse a la resistencia a las enfermedades, a condiciones climáticas y edafológicas locales diversas y a las prácticas de cultivo específicas de la agricultura ecológica.

Las semillas y el material de reproducción vegetativa deberán haberse producido de conformidad con las normas de producción ecológica.